Ir a Contenido

Ministerio de Justicia

Ministerio de Justicia

Menú principal

Historia del Plan

La nacionalidad

El artículo 15 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos establece el derecho que tiene toda persona a una nacionalidad y a no verse privado arbitrariamente de ella ni del derecho a cambiarla.

La nacionalidad es:

  • El vínculo jurídico que une a la persona con el estado y tiene la doble vertiente de ser un derecho fundamental y constituir el estatuto jurídico de las personas. Por esta relación, el individuo disfruta de unos derechos que puede exigir a la organización estatal a la que pertenece y ésta, como contrapartida, puede imponerle el cumplimiento de una serie de obligaciones y deberes.
  • Un elemento fundamental en la vida del individuo, en tanto que le permite pertenecer a un grupo, identificarse con éste y, a la vez, le otorga la protección del Estado y la posibilidad del ejercicio de sus derechos conforme a las normas jurídicas del mismo.
  • La máxima expresión jurídica de la integración de una persona en una comunidad estatal, es mucho más que la autorización de residencia y trabajo.
Los antecedentes

Desde el año 1995 se vienen acumulando en las dependencias de la Dirección General de los Registros y del Notariado una cantidad creciente de expedientes en papel que saturaron literalmente la capacidad de sus archivos y dependencias.

A 31 de diciembre, existían más de 465.000 expedientes de nacionalidad por residencia pendientes de tramitación, equivalentes a unos dos años y medio de retraso, a los que se unía el flujo de entrada de todo el año 2012.

Mensualmente se contabilizan aproximadamente más de 13.000 nuevas solicitudes de nacionalidad.

El plan

En este contexto, el 25 de junio de 2012, en el marco del Convenio "Registro Civil en línea", suscrito entre el Ministerio de Justicia y la entidad pública empresarial red.es, el Ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, y el Decano del Colegio de Registradores de la Propiedad, Mercantiles y Bienes Inmuebles, Alfonso Candau Pérez, firmaron la encomienda por la que los más de mil registradores de España se comprometían -sin contraprestación económica alguna- a poner todos sus recursos humanos y técnicos al servicio de dicha encomienda con el objetivo de poner fin a este retraso administrativo en el plazo de un año.

Por todo ello, se puso en marcha el Plan Intensivo de Tramitación, para atajar definitivamente esta situación y sus negativas consecuencias para las personas que se encuentran detrás de cada una de estas solicitudes.

De la misma manera, el 2 de abril último se firmó por parte del Ministro de Justicia y el presidente del Consejo General del Notariado D. José Manuel García Collantes, un acuerdo de encomienda por el que los notarios colaborarán, igualmente sin contraprestación económica, en la realización de las Juras o Promesas de fidelidad al Rey y de obediencia a la Constitución y las Leyes,  trámite imprescindible para la adquisición de la nacionalidad española por residencia.

El desarrollo

El Plan Intensivo de Nacionalidad ha constado de las siguientes actuaciones:

  • Logística y traslado de los expedientes en papel a nuevas dependencias habilitadas al efecto.
  • Digitalización masiva de todos los expedientes para transformarlos en documentos electrónicos.
  • Creación de un sistema de archivo electrónico que permite evitar el colapso de las actuales dependencias.
  • Desarrollo urgente de la infraestructura tecnológica necesaria para la tramitación electrónica de los expedientes.
  • Creación de la red de comunicación que permite completar los expedientes con toda la documentación precisa para su resolución.
  • Distribución de los expedientes electrónicos a la totalidad de los Registros de la Propiedad y Mercantiles para elaborar informes previos a la resolución de expedientes de nacionalidad.

Todas estas actuaciones se están acometiendo con el menor coste y la mayor eficacia posibles, utilizando todos aquellos recursos y mecanismos al alcance de la Administración que resulten precisos.

La innovación

En el proceso de digitalización masiva de los expedientes, desde la solicitud en papel hasta su conversión en documento electrónico, trabajan no sólo los más de 1.000 Registradores Españoles y el personal de los Registros, sino también un grupo de trabajo de este colectivo seleccionado y formado especialmente para este proyecto, que dan soporte, contestan y atienden el gran número de preguntas, consultas y dudas que surgen diariamente.

De igual forma, hay multitud de empresas privadas, líderes en sus respectivas áreas de especialización, que están aportando su tecnología, conocimiento y experiencia.

Igualmente, y en perfecta coordinación con la Dirección General de los Registros y del Notariado, seis Ministerios del Gobierno de España (Interior, Justicia, Industria, Energía y Turismo, Hacienda y Administraciones Públicas, Asuntos Exteriores y Cooperación y Ministerio de la Presidencia) participan en el Plan a través de sus diferentes organismos e infraestructuras: Dirección General de la Policía, Registros Civiles, Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, División de Tecnologías de la Información y Comunicaciones, Subdirección General de Nuevas Tecnologías de Justicia, así como la propia Dirección General de los Registros y del Notariado, en especial la Subdirección de Nacionalidad y Estado Civil, los Registradores y personal de los Registros, el Colegio de Registradores y el Consejo General del Notariado.

El proyecto GEN

Todas las magnitudes, cifras, datos y volúmenes del Plan Intensivo de Nacionalidad ha llevado a denominarlo, desde el punto de vista tecnológico, “Proyecto GEN”, Gestión de Expedientes de Nacionalidad, no sólo por su carácter pionero y extraordinaria referencia en lo que a modernización de la administración española se refiere, sino también por ser sin lugar a dudas el mayor proyecto tecnológico acometido en la historia de nuestro país.

El compromiso.

Es importante resaltar que, si bien se está procurando priorizar la resolución por el criterio de presentación del expediente, la infraestructura tecnológica no permite un orden estrictamente secuencial, por lo que cabe la posibilidad de que se resuelva un expediente presentado posteriormente respecto a otro iniciado con anterioridad. Es éste un extremo sobre el que se ruega paciencia y comprensión a aquellas personas afectadas por el mismo, en la seguridad de que con el desarrollo de este plan, todas las solicitudes de nacionalidad se terminarán resolviendo en un plazo notablemente más breve.

En la página web del Ministerio de Justicia se dispondrá de toda la información actualizada relativa al procedimiento a nivel general, junto con las estadísticas e hitos alcanzados periódicamente y dentro de la sección “¿Cómo va lo mío?”, se podrá comprobar el estado de cada expediente en particular.

Se prevé que antes del plazo encomendado para la conclusión del plan se ponga término al mismo, dejando patente el compromiso de la Administración no sólo con los ciudadanos solicitantes de la nacionalidad española, sino también con el conjunto de la sociedad.

La Dirección General de los Registros y del Notariado trabaja al mismo tiempo en el desarrollo de las reformas normativas necesarias para establecer un nuevo procedimiento de tramitación de estos expedientes, que impida que vuelva a producirse una situación semejante.

Finalmente, destacar que la propia Administración mantendrá la dinámica y ejecución del sistema creado ad hoc para este proyecto, con el objetivo de que los expedientes futuros sean tramitados en el menor espacio de tiempo posible y en cualquier caso, siempre dentro de un año.