Ir a Contenido

Ministerio de Justicia

Ministerio de Justicia

Menú principal

Subsecretaría

Estructura de la Subsecretaría

Notarios

Quiénes son los Notarios
  • Profesionales del Derecho y funcionarios públicos: los notarios son a la vez funcionarios públicos y profesionales del Derecho, teniendo el carácter de Autoridad, dentro de su respectivo territorio de actuación, en todo cuanto afecte al servicio de la función notarial.
  • Órgano de jurisdicción voluntaria: los notarios, como órgano de jurisdicción voluntaria, no pueden actuar nunca sin previa solicitud de persona interesada, excepto en casos muy especiales previstos en las leyes. Además:
    • Derecho a la libre elección de notario: los particulares y las empresas tienen el derecho de libre elección de notario, con muy pocas excepciones o limitaciones.
    • Carácter obligatorio de la prestación de la actividad notarial: la prestación del ministerio notarial tiene carácter obligatorio siempre que no exista causa legal o imposibilidad física que lo impida.
  • Autonomía, independencia y responsabilidad personal: los notarios ejercen su función con plena autonomía, independencia y bajo su responsabilidad.
  • Organización jerárquica: los notarios, en su organización jerárquica, dependen directamente del Ministerio de Justicia y de la Dirección General de los Registros y del Notariado. Sin perjuicio de esta dependencia, el régimen del Notariado se estimará descentralizado a base de Colegios Notariales, regidos por Juntas Directivas con jurisdicción sobre los notarios de su respectivo territorio.
  • Ingreso en el Notariado: El ingreso en el Notariado tendrá lugar mediante oposición para obtener el título de Notario.
Funciones de los Notarios

La fe pública notarial: a los notarios corresponde íntegra y plenamente el ejercicio de la fe pública, en cuantas relaciones de Derecho privado traten de establecerse o declararse sin contienda judicial. La fe pública notarial, tiene y ampara un doble contenido:

  • En la esfera de los hechos, la exactitud de los que el notario ve, oye o percibe por sus sentidos.
  • Y en la esfera del Derecho, la autenticidad y fuerza probatoria de las declaraciones de voluntad de las partes en el instrumento público redactado conforme a las leyes.

Asesoramiento institucional: los notarios, como profesionales del Derecho, tienen la misión de asesorar a quienes reclaman su ministerio y aconsejarles los medios jurídicos más adecuados para el logro de los fines lícitos que aquéllos se proponen alcanzar.

Colaboración con otras instituciones: los notarios están obligados a llevar índices de los documentos que autorizan, para remitir a cada Administración pública la información en que se halle interesada, conforme a sus respectivas competencias y con sujeción a la ley.

Documentos notariales: requisitos, efectos, contenido y tipología
  • Requisitos: el notario debe identificar a los otorgantes, comprobar que gozan de capacidad y legitimación, de que su consentimiento ha sido libremente prestado y de que el otorgamiento que pretenden se adecua a la legalidad y a la voluntad debidamente informada de los otorgantes o intervinientes.
  • Efectos: los documentos públicos autorizados por notario gozan de fe pública y su contenido se presume veraz e íntegro de acuerdo con lo dispuesto en las leyes. De aquí se derivan los efectos y el valor que tienen los documentos notariales españoles para asegurar y facilitar la transmisión de bienes y derechos, exigir  judicialmente el cumplimiento de numerosas obligaciones, o para dotar a los particulares de una forma, exacta e íntegra,  de acreditar  y hacer valer sus derechos ante los demás ciudadanos o ante los poderes públicos.
  • Contenido: La documentación notarial tiene un contenido muy diverso, al abarcar desde los actos y contratos más cotidianos hasta los más novedosos y complejos, pues así lo permite el ejercicio de las libertades civiles. Compraventas; préstamos o créditos; donaciones; declaraciones de obra nueva y divisiones horizontales; testamentos; herencias; capitulaciones matrimoniales; sociedades; notificaciones y requerimientos; etc., etc.; son algunos de los documentos notariales más usuales.
  • Tipología: por razón de su contenido, de sus requisitos y efectos, los documentos notariales españoles se clasifican en escrituras públicas, pólizas intervenidas, actas y testimonios.